Empieza con buen pie

Calentar tiene unos beneficios físicos evidentes, pero eso no es lo más importante. Un buen calentamiento te estabiliza, y te ayuda a llegar a tu máximo nivel (a día de hoy) desde el principio de la sesión de estudio.

Un error muy común cuando empezamos con la trompeta es no tener un buen calentamiento. De hecho, pasa en músicos semiprofesionales también.

De hecho, yo también me choqué contra ese muro. Pasé de pensar que el calentamiento era innecesario a creer que es imprescindible. Es decir, o descartaba el calentamiento, o me pasaba una hora preparándome para tocar. ¡Qué dos formas de perder tiempo!

Con los años me di cuenta de que cada día es diferente, y un buen calentamiento tiene que poder adaptarse. Además, tu evolución como intérprete va a cambiar tu percepción con el paso del tiempo.

En esta guía, te ofrezco unos ejercicios de calentamiento que te prepararán para estudiar trompeta en menos de 15 minutos. De hecho, son los que hice en mi etapa de máximo crecimiento, aunque mejorados gracias a la experiencia con mis alumnos.

Para avanzar de verdad con la trompeta, lo mejor es empezar con buen pie. Por eso he diseñado esta guía, que espero que te ayude a mejorar con la trompeta.

Un calentamiento rápido y efectivo: guía práctica

Déjame tu nombre y e-mail y recibirás la guía práctica para aprender a calentar.

Un momento...

Te dejo las instrucciones en la bandeja de entrada. ¡Ánimo con esa trompeta!